Danny Ocean hace temblar al Auditorio BlackBerry

Pasadas las 21:30 horas un alarido ensordeció, cuando las luces se apagaron. 

Con sólo aparecer Danny Ocean provocó furor, su público de prácticamente sólo centennials hacía temblar los cimientos del Auditorio BlackBerry. Con cuatro músicos, una pantalla gigante al centro y dos coristas, el venezolano «arrasó».

No había canción que no le aplaudieran y que los gritos de sus seguidoras no opacaran por instantes. Aunque como bien notó alguien en el recinto, el número de hombres que bailaban y coreaban era casi el mismo. 

El intérprete con el pelo amarrado en una coleta y una playera blanca estampada, que claramente no era de su talla, y gafas oscuras, provocó suspiros.

«Ciudad de México, el concierto de ayer y el de hoy, son las primeras personas en escucharme en vivo. También está aquí mi familia e igual me van a escuchar por primera vez. 

“A todos los que me esperaron un par de años para oírme, gracias. La siguiente es una canción muy especial para mí, si se la saben canten», saludó Ocean, antes de Cuando me acerco a ti.

Una grata sorpresa fue que Daniel Alejandro Morales Reyes se acompañó de un saxofonista al que le dio oportunidad de mostrar su talento, con el aplauso generalizado. En el repertorio que eligió para CDMX estuvo Veneno y Báilame. La lírica con tintes sexys, de amor y desamor fueron la sensación de todos.

El público, ecléctico, no dejó de entregarle su amor, también las parejas en sus outfits, con playeras que hacían juego. Minutos después Danny dedicó su siguiente canción a Elena Rose de quien dijo es «una persona que me ha enseñado mucho, la vida es maravillosa y el tiempo es perfecto. Esta chica me ha enseñado a escuchar, a ser mejor persona».

A su invitada, con quién entonó Istanbul, le auguró que será una súperestrella. Elena le agradeció el gesto y deseó que les quede mucha vida para seguir compartiendo talento. 

Se escuchó luego Oficiales, una canción que hace referencia a las redes sociales. A través de su voz, Tini Stoessel también acompañó a Ocean en la energética Tu no me conoces.

Papelitos plateados y burbujas de jabón también eran lanzados desde el escenario, del que el venezolano se bajó y cantó en medio de su público sus rolas más conocidas, que causaron total emoción. 

Con un cambio de ropa incluido y con su voz afinada siempre, Danny Ocean se despidió de sus fans de CDMX, que pocas veces bajaron el celular, a las 22:55 horas con Me rehúso.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*